De qué se trata lo del GIEI

De qué se trata lo del GIEI



El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) es un equipo de expertos enviado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar el caso Ayotzinapa, en el que 43 estudiantes normalistas fueron desaparecidos por policías municipales coludidos con el crimen organizado. 

Desde que comenzaron a trabajar, los expertos del GIEI comenzaron a desmentir la versión oficial con pruebas contundentes: demostraron que es imposible que a los estudiantes los hubieran calcinado de la manera en la que la PGR dijo que sucedió (esto después de que la PGR presentó como evidencia huesos calcinados, ahora inexplicables), que el ejército estuvo perfectamente al tanto de todo lo que pasaba esa noche en Iguala (lo cual prueba que los militares mintieron cuando dijeron que no supieron lo que pasaba), que algunos de los teléfonos celulares de los estudiantes desaparecidos siguieron funcionando horas después de la supuesta hora de muerte según la versión oficial (y que uno de ellos incluso marcó su posición como dentro de los cuarteles del 27 Batallón de Infantería), y, en su último informe, que la Policía Federal estuvo involucrada al deshacerse de las cámaras y de sus respectivos videos de las afueras del Palacio de Justicia de Iguala.

Los expertos del GIEI acusaron al Estado de ocultar información acerca de un quinto autobús no antes reportado, en el cual aparentemente se encontraba un gran cargamento de heroína. El Estado, que ya había sido expuesto colaborando con sicarios, dijo que iba a investigarlo. El Estado, que se niega a investigar a estos grupos del “crimen organizado” como lo que son (paramilitares), asegura que esa línea de investigación está “agotada” y que ese autobús en ese contexto no significa nada.

El movimiento social en solidaridad con Ayotzinapa fue reprimido por el Estado en todos los niveles para imponer, a sangre y fuego, una mentira endeble e inverosímil que tuvieron la desfachatez de bautizar como “verdad histórica.”

El GIEI acusó al gobierno de México de no colaborar y de a cada paso obstaculizar su investigación, ese mismo gobierno cuyas fuerzas del orden estuvieron todas involucradas en la masacre. El gobierno de México se rehúsa a renovar el acuerdo de estancia del GIEI, a pesar de que los familiares de las víctimas lo piden a gritos. Tampoco ha seguido las recomendaciones del GIEI en torno al fenómeno de desaparición forzada en el país, entre las que se incluyen exigencias tan radicales como que investigadores independientes entrevisten libremente a militares y que se deshechen las confesiones obtenidas bajo tortura (como, por ejemplo, todas las que dieron los detenidos por el caso).

Este mismo gobierno ni siquiera pudo sostener la acusación contra los chivos expiatorios que en un primer momento arrestaron. Hoy en día están consignados, sí, pero solo por portación de armas. 

De lo que se trata el escándalo del GIEI es de exponer la profunda colusión del Estado mexicano en la perpetración de la masacre de Iguala.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s